Qué es y para qué sirve un préstamo puente

Qué es y para qué sirve un préstamo puente

Dentro del mundo de la financiación hay un concepto que no es muy conocido, pero que puede ser de gran utilidad para el usuario: el préstamo puente. ¿En qué consiste y cuáles son sus puntos a favor y en contra? ¿Qué se debe tener en cuenta? Lo analizamos. 

Tabla de contenidos

¿Qué es un préstamo puente?

El préstamo puente permite a los compradores de vivienda obtener un crédito sobre una propiedad previa para realizar el pago inicial de su nuevo inmueble. Este tipo de financiación puede ser una buena opción para un particular que quiera comprar una casa nueva antes de formalizar la venta de su residencia. Aunque no es tan habitual, esta alternativa también puede ser útil para las empresas que necesitan cubrir los gastos operativos mientras esperan financiarse a largo plazo.

Cuando se utiliza para fines inmobiliarios, un préstamo puente requiere que el prestatario comprometa su vivienda actual u otros inmuebles como garantía para responder de la nueva deuda que se va a contraer.

Los préstamos puente también tienden a tener un tipo de interés elevado en comparación con otras formas financiación y deben devolverse en un plazo de entre 6 meses y un año , por lo que son mejores para aquellos que esperan que su vivienda actual se venda rápidamente. Por lo tanto, ee suele recurrir a esta fórmula cuando hay una necesidad inmediata financiación.

El préstamo puente tiene carácter temporal. Es decir, se trata de una financiación de corta duración que suele utilizarse durante la tramitación de esos dos préstamos de largo alcance. 

Es bastante común encontrarse con el término de “hipoteca puente” para referirse a este tipo de financiación. 

Cómo funciona el préstamo puente

A menudo, cuando un propietario decide vender su casa para comprar una nueva puede ser difícil cerrar la venta antes de atar la compra de la siguiente vivienda. Es más, es posible que no pueda realizar el pago inicial de la segunda casa antes de recibir dinero de la venta de su primera vivienda. En este caso, el préstamo puente puede ser una solución para cubrir el pago inicial de la nueva adquisición.

En esta situación, un propietario puede acudir a un banco u otra entidad financiera para obtener un préstamo corto de 6 a 12 meses que sirva para cubrir el impasse entre la nueva compra y la venta de su antigua propiedad. 

Aunque los préstamos puente están garantizados por la vivienda del prestatario, a menudo tienen tipos de interés más altos que otras opciones de financiación -como las líneas de crédito con garantía hipotecaria debido, entre otros factores, a la corta duración del crédito.

Una vez que se vende el primer inmueble, una opción habitual es utilizar los ingresos recibidos para amortizar el préstamo puente. Sin embargo, si la casa del prestatario no se vende dentro del breve plazo previsto, será responsable de hacer frente a los pagos de la primera hipoteca, la hipoteca de la nueva casa y del préstamo puente. Esto hace que este recurso financiero sea una alternativa arriesgada para aquellos propietarios que tienen pocas probabilidades de vender su casa en el corto plazo

A pesar de que un préstamo puente se puede solicitar para proyectos empresariales, como se ha indicado con anterioridad, su finalidad más frecuente es la de poder adquirir una nueva vivienda sin la necesidad de vender rápidamente y en unas condiciones poco ventajosas un inmueble. 

Banco hipotecario explicó de una forma muy simple e ilustrativa el propósito de los préstamos puentes en este anuncio de 2018. 

Ventajas y desventajas de solicitar un préstamo puente

El principal punto a favor de recurrir a esta vía de financiación es que permite la negociación de la cuota para que se abone con carencia de capital. ¿Esto qué quiere decir? Básicamente que, en un primer momento solo se pagan los intereses sin la necesidad de amortizar el capital financiado. 

También existe la posibilidad de negociar con el banco para ajustar las condiciones lo máximo posible. Es decir, tratar de que se aplique una cuota especial reducida inferior a la que se pague una vez que la nueva hipoteca entre en vigor

En el otro lado de la balanza los créditos puente tienen aspectos negativos a tener en consideración. Como se ha indicado anteriormente, al ser una financiación de corto plazo, los tiempos son mucho más ajustados. Esto significa que si no se consigue vender el inmueble en el plazo del préstamo pueden aparecer los problemas. 

El mercado de la vivienda tiene altibajos y no siempre es fácil vender. Esto significa que existe el riesgo de tener que empezar a devolver el préstamo puente sin los recursos que debe aportar la venta del inmueble. 

Otra de las desventajas de estos servicios de financiación es su difícil acceso y es preciso acreditarr una solvencia importante como cliente. 

Cuándo utilizar un préstamo puente

Los préstamos puente se utilizan con mayor frecuencia cuando un propietario desea comprar una casa nueva antes de vender el inmueble en el que -habitualmente- reside. Un prestatario puede usar una parte de su préstamo puente para pagar su hipoteca vigente mientras usa el resto como pago inicial del nuevo crédito hipotecario para pagar la nueva casa. 

Un préstamo puente puede ser una buena opción si:

  • Has elegido una casa nueva y te encuentras en un mercado de vendedores en el que las viviendas se venden con rapidez.
  • Quieres comprar una propiedad, pero el vendedor no acepta una oferta supeditada a la venta de su casa actual.
  • No puedes acometer el pago inicial de la nueva propiedad sin antes vender tu casa actual.
  • Quieres comprar una casa nueva antes de vender tu vivienda actual.

Los préstamos puente también pueden ser utilizados por empresas para aprovechar oportunidades inmobiliarias inmediatas o para financiar gastos a corto plazo. Las empresas generalmente pueden encontrar estos créditos a través de bancos o empresas fintech

Algunos usos comunes de los préstamos puente comerciales incluyen:
 
  • Cubrir los gastos operativos mientras una empresa espera financiación a largo plazo.
  • Asegurar los fondos necesarios para adquirir activos inmobiliarios rápidamente.
  • Aprovechamiento de ofertas por tiempo limitado en inventario y otros recursos comerciales.

En cualquier caso, la idoneidad del préstamo puente está estrechamente ligada a vender con relativa rapidez el inmueble del que se dispone. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos