Hasta qué edad se puede pedir un crédito hipotecario

Hasta qué edad se puede pedir un crédito hipotecario

Pedir un crédito hipotecario es algo que suele estar, principalmente, reservado para personas más jóvenes: inician una experiencia vital en pareja y tienen muchos años para devolver el préstamo en forma de hipoteca. Sin embargo, hay personas de más edad que también necesitan financiación para la compra de vivienda y eso es algo que puede ser un impedimento. ¿Hay límites, en este campo, para realizar la solicitud al banco? Lo analizamos.

Tabla de contenidos

Los requisitos de la edad para pedir un crédito hipotecario

Como no podía ser de otra manera la edad es, junto con otras variables, un elemento a tener en cuenta por parte de las entidades bancarias a la hora de conceder -o no- un crédito hipotecario. Además de constituir un factor de riesgo de impago, la edad del solicitante condiciona, como es lógico, el plazo de amortización de la hipoteca

La edad influye a la hora de solicitar un préstamo hipotecario porque a medida que esta se incrementa, también aumenta el riesgo de impago. Es por este motivo que la edad límite del solicitante de una hipoteca viene determinada en las políticas de riesgo existentes en las entidades financieras.

Para las entidades bancarias esto se traduce en que cuanto más mayor sea el solicitante, menor será el plazo de amortización admitido y, por tanto, mayores serán las cuotas mensuales que se deberán pagar.

Así pues, no existe regulación alguna en torno a la edad máxima para pedir una hipoteca, pero las entidades financieras y los bancos sí que establecen un límite de edad, de acuerdo con sus políticas de riesgo. Generalmente, el límite de edad para solicitar un crédito hipotecario se sitúa en los 75 años.

Las garantías que exigen un banco en las hipotecas

En España lo más común es, como se ha indicado anteriormente, que las entidades financieras no den una hipoteca a personas que superen los 75 años. Para los clientes de mayor edad, las condiciones exigidas por las entidades bancarias son ligeramente diferentes a las que exigen para aquellos jóvenes que solicitan un crédito hipotecario. 

Por lo general, los bancos podrán exigir un seguro de vida al solicitante. También es probable minimizar el riesgo a través de un aval de una persona más joven que acredite un nivel de ingresos concreto y que garantice una mayor solvencia económica.

Los ingresos mensuales se analizan en cualquier caso y las personas de mayor edad suelen contar con una pensión fija al mes, lo implica cierta estabilidad que da seguridad al banco. La situación puede ser aún más favorable si los clientes cuentan con ingresos adicionales, como por ejemplo un plan de pensiones o el alquiler de otra vivienda que les proporciona una rentas fijas cada mes. 

La Ley permite vincular a la firma de una hipoteca a la contratación de un seguro de garantía de cumplimiento de pago. Las entidades pueden exigir la contratación de este tipo de pólizas, aunque el cliente podrá decidir con qué aseguradora contratarla. 

La importancia de las recomendaciones del Banco de España 

El estudio de cada caso se hace de manera particular, pero la realidad es que es fundamental tener en cuenta cuáles son las recomendaciones del Banco de España a la hora de que se solicite un crédito hipotecario. Especialmente, cuando ya tenemos una edad más avanzada. 

¿Qué dice la institución monetaria española? Principalmente, recomienda no superar los 30 años como plazo máximo en una hipoteca y aconsejan, de igual modo, que en ningún caso se destine más del 35% de nuestros ingresos mensuales al pago del préstamo hipotecario, pues se puede incurrir en problemas económicos a lo largo de la jubilación.

La compra de un inmueble se considera por mucha gente como un símbolo de éxito. De hecho, seis de cada diez encuestados les gustaría comprar una vivienda, aunque la mitad de los europeos que no tienen casa propia creen que no podrán tenerla, según una encuesta realizada por ING.

No obstante, esta percepción varía en función del grupo de edad. La mayoría de los compradores se sitúan entre los 35 a 44 años, según el citado estudio, con un porcentaje del 62%. 

Pedir una hipoteca con 60 años, ¿es posible?

En última instancia, cabe preguntarse la posibilidad de si se puede solicitar una hipoteca cuando ya se está al final de la vida laboral. En este sentido, para ilustrarlo con un caso práctico, si el límite orientativo de los bancos son los 75 años para pedir una hipoteca, esto quiere decir que, si te planteas comprar una vivienda con más de 50 años, el plazo máximo por el que te concederán el préstamo hipotecario será de 25 años, mientras que si la pides a los 60 años el plazo se reducirá a 15 años como tope.

Pero más allá de todo esto, debes saber que el plazo tiene una repercusión en la cuantía de la cuota a pagar cada mes. La relación es muy simple, a menor plazo para pagar la hipoteca, la cuota mensual será más alta. Por ejemplo, con una hipoteca de 200.000 euros con un diferencial del 0,99 %, la cuota a 25 años sería de unos 735 euros, pero si el plazo se reduce a 15 años, la cuota subiría hasta los 1.179 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos